Gatos blancos ¿Son todos sordos?

Publicado el

A lo largo de la vida, seguro que todos hemos oído hablar alguna vez de que todos los gatos blancos son sordos. Y es que a pesar de ser algo muy raro, la sordera gatuna solo tiende a manifestarse en gatos blancos. O mejor dicho, en aquellos que porten el gen “W”.

Que es el gen W?

Los gatos blancos que padecen sordera, habitualmente es porque son gatos con el gen “W”. Es un gen epistático, que enmascara el color original del felino. Lo que comúnmente se conoce como despigmentación.

Estos exteriorizan una capa de pelo completamente blanca, la nariz y almohadillas de color rosado; en algunos gatos la despigmentación también afecta a uno o a ambos ojos, mostrándose de color celeste o bien uno de cada color (ojos dispares).

Pero esto no significa que todos los gatos portadores del gen “W” padezcan sordera.

La sordera y el color de los ojos

El pelaje blanco de un gato es el único que permite cualquier color de ojos: verdes, cobre, azules, amarillos o incluso ojos dispares.

La capa que rodea el ojo del gato está formada por células madre y melanocitos (células pigmentadas). Estas células juntamente con otras como las de la retina, determinarán el color de los ojos. Por este motivo, el color azul en los ojos de los gatos se asocia a la falta de pigmentación, incluso a veces solamente ocurre en uno de los ojos.

A pesar de que los gatos con el gen dominante “W” suelen presentar sordera, no siempre es así. Hay otro tipo de células que actúan en el proceso de color de los ojos y el pelaje.

 

¿Y todo esto que tiene que ver con la sordera del gato?

Hablando del modo mas coloquial posible, la relación tiene que ver con la genética. En éste artículo nos lo explican de forma muy detallada.

En la fase embrionaria de un gatito, en el momento de la formación del embrión, las celulas se juntan formando el tubo neuronal. Esta zona provee de células que se van a ir transformando según crece el embrión, en tipos celulares muy diversos.

Entre estas células encontraremos los melanoblastos. Estos migran a lo que será la dermis para posicionarse en los folículos pilosos donde se convertirán en melanocitos. La principal función de estos es sintetizar la melamina y aportarla al nuevo pelo. En el caso de los gatos con gen dominante “W”, los melanoblastos son incapaces de llegar a la piel del animal, siendo este completamente blanco.

¿Y los ojos?

Los ojos en este caso pueden ser de tonos amarillos, verdes o cobre, pues los melanoblastos no son los únicos encargados de esta pigmentación. Son otros melanoblastos que proceden de otra parte los encargados de ello. Por eso muchas veces puede que estos melanoblastos sean también deficientes y produzcan unos ojos azules  (o solo uno de ellos, creando un gato de ojos dispares).

Estos melanoblastos que van migrando por el embrión, también acaban formando parte del sistema auditivo del gato. Si no están correctamente, pueden provocar que el potencial eléctrico para la cóclea no sea el adecuado. Los melanocitos son las únicas células capaces de crear este potencial de modo estructural.  Sin melanocitos simplemente el gato no oye.

En 1984, Delack analizó tres estudios sobre sordera en gatos blancos sin pedigree que incluían un total de 256 gatos. De ellos, el 12,1% eran sordos de una oreja, el 38% eran sordos de ambas orejas. Es decir, un 50% aproximadamente estaban afectados. Si además miramos el color de ojos, los gatos blancos de ojos azules eran sordos (de una /dos orejas) un 85/64%, los azules de un solo ojo un 40/39,1% y un 16,7/22% los gatos con ojos no azules. Cuando se apareaban dos gatos blancos, los gatos eran sordos (de una o dos orejas) en un 52-96%.

¿Como detectar si mi gato está sordo?

Hay varias opciones para poder detectarlo. La primera de ellas, y la que mas fiabilidad nos dará es el Test BAER, aunque debe ser realizada por un veterinario y con material poco habitual.

En caso de no disponer de esta posibilidad, a pesar de que los gatos pueden engañarnos fácilmente con los estímulos auditivos, es una forma muy válida para comprobarlo. En éste artículo aparecen muchos métodos interesantes, y nosotros os contaremos por experiencia propia el que nos funcionó.

El cascabel: Se trata de un estímulo que apenas produce ondas de vibración. Los gatos sordos, sienten las vibraciones del ambiente, y todas aquellas pruebas que produzcan movimiento vibracional no serán 100% fiables. El cascabel debe ser pequeñito, y debemos probarlo detrás de cada oreja del gato cuando éste esté relajado y sin que se de cuenta. Así también tendremos la facilidad de saber si esa sordera afecta a uno o a los dos oídos del gato.

Un gato sordo, a pesar de no oír nada, tiene sus otros sentidos mucho mas desarrollados. Aprovechadlos y veréis que contentos se ponen. Nuestra experiencia con uno de ellos es muy directa, si necesitáis consejos o ayuda adicional, contactadnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *