Niños con autismo y mascotas, una mejora en su comunicación social.

Publicado el

El hecho de tener una mascota, para una familia es una decisión importante. Ese ser pequeñito pasa a convertirse en parte de la familia y a ser una responsabilidad. Cuando decidimos asumirlo, es para todos y para toda la vida de este pequeñito ser. Pasamos a tener unos gastos en alimentación, juguetes, complementos, ya que ellos tienen también sus necesidades. Y igual que los humanos, tienen unas necesidades afectivas, muy distintas entre especies, pero existentes en todos ellos.

Los animales suponen un beneficio para las personas, y muchos son los estudios que lo demuestran. Estos beneficios también son muy conocidos en personas con problemas, trastornos o distintas capacidades. Ha habido varios investigadores que han podido afirmar, que los niños con autismo reciben beneficios cuando tienen una mascota.

El estudio de la Universidad de Missouri

En 2015, la Universidad de Missouri comprobó en un estudio realizado a familias con hijos autistas, que a pesar de que los perros pueden mejorar las habilidades sociales de estos hijos, cualquier mascota mejora la comunicación de los pequeños con trastorno de espectro autista.

“Cuando comparé las habilidades sociales de los niños con autismo que vivían con perros y los que no lo tenían, vi que los primeros parecían tener mayores habilidades”, explicaba Gretchen Carlisle, del Centro de Investigación en Interacción Humano-Animal (ReCHAI ), de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Missouri. “Pero más importante aún es que los datos revelaron que cualquier tipo de mascota en el hogar hace a los niños más propensos a involucrarse en comportamientos tales como presentarse, solicitar información o responder a las preguntas de los demás. Este tipo de habilidades sociales normalmente son difíciles para los niños con autismo, pero este estudio mostró que la asertividad [capacidad de relacionarse de forma adecuada] de los niños era mayor si vivían con una mascota”

Este estudio se realizó en 70 familias con niños con trastorno de espectro autista. Los pequeños tenían edades entre 8 y 18 años. Eran pacientes del Thompson Center para el Autismo y Trastornos del Neurodesarrollo de la Universidad de Missouri. Prácticamente el 70% de las familias disponía de perros. Un 50% tenía gatos, y otros tenían animales de granja, roedores, reptiles, peces, pájaros y incluso una araña.

Podéis leer el articulo original aquí.

Efectos de las mascotas

El estudio dio como resultado, que los niños con autismo que convivían con una mascota, desarrollaban una mejor comunicación social, a pesar de vivir con otras personas. También era mayor esta comunicación cuanto mas tiempo llevaba la mascota en la familia. Esto se convertía en un impacto positivo. Se observó también que los niños hablaban mas cuando tenían a su mascota cerca y interactuaban con las personas que tenían a su alrededor.

Esto ha podido demostrar que los niños con autismo, los cuales no siempre conectan con las demás personas que les rodean, desarrollan mejores habilidades asertivas y de comunicación. Esta mascota lleva a que el niño responda preguntas acerca de la misma y llegando a expresar algunas veces sus sentimientos y emociones hacia la misma o hacia su persona.

¿Cual es la mejor mascota para un niño con autismo?

La mejor mascota es la que se adapte mejor al niño, dependiendo de su carácter, aunque el mismo estudio habla de los perros y los gatos como mejor compañía para los niños con autismo ya que les proporcionarán compañía y amor incondicional, así como ratos de juego. Los perros pequeños y los gatos en este caso son los animales con los que podrían crear un vínculo afectivo mayor.

Aunque ellos también deben participar de la decisión final, pues son seres individuales y con personalidad propia. Si el niño es muy sensible a los fuertes ruidos, un perro que ladre mucho no será una buena opción, lo mismo pasará si al niño no le gusta el contacto físico constante, pues los perros tienden a necesitar mas atenciones de esta índole que los gatos. Será bueno trabajar con los niños las diferentes características de cada una de las mascotas, pues si el niño está a gusto con la misma, será mucho mas fácil desarrollar experiencias positivas del animal que será llevado a casa.

Para terminar este artículo, queríamos recordaros que un animal no es solo una mascota, este se convertirá en un miembro mas de la familia y convivirá con vosotros, merecerá un trato correcto por parte de todos, y os regalará alegrías y también penas, como cualquier otro miembro de la familia ¡él será uno mas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *